Lista de términos relacionados con el ámbito de las drogodependencias.

Abstemio/a. Persona que nunca ha consumido alcohol, ni consume actualmente. En un sentido puro, es abstemio quien nunca ha consumido ni consume alcohol. A efectos epidemiológicos, se consideran abstemias las personas que no han consumido alcohol en los últimos 12 meses. En nuestro medio, alguien que beba esporádicamente en acontecimientos sociales puede definirse a sí mismo como abstemio cuando, en realidad, es un bebedor esporádico.

Abstinencia condicionada. Síndrome que se caracteriza por la aparición de signos y síntomas similares a los de la abstinencia que ocasionalmente experimentan las personas con dependencia del alcohol o los opiáceos ante un estímulo asociado anteriormente al consumo de alcohol o de drogas. Según la teoría clásica del acondicionamiento, los estímulos ambientales vinculados temporalmente a reacciones de abstinencia no condicionadas se convierten en estímulos condicionados capaces de provocar los síntomas de abstinencia. En otra versión de la teoría del acondicionamiento, una respuesta innata de compensación a efectos de una sustancia (tolerancia aguda) llega a vincularse condicionalmente a los estímulos asociados al consumo de la sustancia. Si se presentan los estímulos sin la administración real de la sustancia, se plantea la respuesta condicionada como una reacción compensatoria parecida a la abstinencia.

Abuso de drogas. Patrón conductual que se manifiesta a través de la aparición de consecuencias adversas, desadaptativas y recurrentes relacionadas con el consumo, generalmente repetitivo, de una o varias sustancias psicoactivas. Esta desadaptación conductual puede manifestarse en forma de incumplimiento de obligaciones importantes (en casa, en la escuela, en el trabajo, entre otros) o la aparición de problemas interpersonales, sociales o legales diversos (discusiones con la pareja o violencia física, entre otros). Además, el consumo puede generar situaciones que ponen en peligro la integridad física propia o la de otros como, por ejemplo, conducir bajo los efectos del alcohol u otras drogas. En estos casos no hace falta que la conducta sea repetitiva, el peligro está presente desde el primer episodio de consumo. A diferencia de los criterios que definen la dependencia, los criterios para definir el abuso no incluyen la tolerancia, el patrón de uso compulsivo ni la aparición del síndrome de abstinencia cuando se interrumpe el consumo.

Acetaldehído. Producto principal proveniente del metabolismo del etanol que se forma por su oxidación, un tipo de reacción catalizada principalmente por el alcohol-deshidrogenasa. El acetaldehído es una sustancia tóxica que interviene en la reacción de rubefacción por el alcohol (flush) y en determinadas secuelas físicas producidas por el consumo de alcohol.

Actuación preventiva. Actividad que, en el marco de un plan o de un programa de prevención, se dirige a un grupo concreto de población (o trabaja) para promover modificaciones en su estilo de vida, como prevenir o retrasar el inicio del consumo de drogas, reducir el uso problemático de sustancias psicoactivas, reducir la probabilidad de que se presenten problemas relacionados con las drogas en el futuro, o prevenir o minimizar los problemas sociosanitarios relacionados con el consumo.

Adicción a sustancias psicoactivas. Uso repetido de una o varias drogas que conlleva en la persona consumidora la aparición de una intoxicación periódica o crónica, el desarrollo probable de tolerancia y el consumo compulsivo, que cuando se intenta interrumpir generalmente deriva en la aparición del síndrome de abstinencia, y, cuando falta la sustancia, en el inicio de una búsqueda compulsiva para obtenerla.

Administración, vía de. Forma en la que se introduce una sustancia en el organismo. Hay diferentes vías de administración: vía oral, inyección intravenosa (IV), subcutánea o intramuscular, inhalación, ahumada, o por absorción de la piel o la superficie de las mucosas (encías, recto o genitales).

Agente ametístico. Sustancia que se toma con el objetivo de revertir o mitigar los efectos intoxicantes del alcohol. Puede actuar inhibiendo los efectos del alcohol en el sistema nervioso central o acelerando el metabolismo hepático del alcohol. De momento, no hay ninguna sustancia eficaz de este grupo comercializada con finales terapéuticos.

Agonista. Fármaco o agente que provoca en el receptor con el que entra en contacto un cambio que conlleva una respuesta biológica. Los fármacos pueden ser agonistas directos o indirectos, según si se unen directamente al receptor y lo activan (agonistas directos) o si utilizan la terminación nerviosa para aumentar la cantidad de neurotransmisores en el espacio sináptico (agonistas indirectos).

Agonista parcial. Agonista que no llega a producir el efecto máximo de estimulación del receptor, independientemente de la cantidad de sustancia que se administre.

Alcohol. En el contexto de las drogas hace referencia al etanol, principal componente psicoactivo de las bebidas alcohólicas. Por extensión, el término alcohol también se utiliza para referirse a las bebidas alcohólicas. En España, se consideran bebidas alcohólicas todas las que tienen 1,2 grados de alcohol o más.

Alcoholemia, tasa de. Concentración de alcohol (etanol) en la sangre. Normalmente se calcula realizando uno prueba de aire expirado o un análisis de orina.

Alcoholismo. Consumo crónico y continuado o consumo periódico de alcohol que se caracteriza por una falta de control sobre la bebida, episodios frecuentes de intoxicación y obsesión por el alcohol y su consumo a pesar de sus consecuencias adversas.

Alucinógeno. Sustancia química que causa alteraciones en la percepción y el pensamiento y sensaciones similares a las provocadas por las psicosis funcionales, pero que no producen una alteración de la memoria y la orientación, características de los síndromes orgánicos. Son alucinógenos la lisergida (dietilamida del ácido lisérgico, LSD), la dimetiltriptamina (DMT), la psilocibina, la mescalina, la tenamfetamina (3-4 metilendioxianfetamina, MDA), la 3-4 metilendioximetanfetamina (MDMA o éxtasis) y la fenciclidina (PCP).

Anfetamina. Tipo de amina simpaticomimética con una fuerte actividad estimulante sobre el sistema nervioso central. En este grupo se encuentran la anfetamina, la dexanfetamina y la metanfetamina. Desde el punto de vista farmacológico, destacan el metilfenidato, la fenmetrazina y la amfepramona (dietilpropión). En el lenguaje popular, a las anfetaminas se las llama anfetas o speed. Actualmente, la prescripción de anfetaminas y otras sustancias relacionadas se limita al tratamiento de la narcolepsia y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Se desaconseja el uso de estas sustancias como anorexígenos en el tratamiento de la obesidad.

Amnesia. Incapacidad parcial o total de recuperar o de retener información, de modo que se impide el recuerdo de experiencias pasadas o la adquisición de información sobre experiencias nuevas. La amnesia anterógrada es la amnesia que afecta a la memoria reciente, y se caracteriza por la incapacidad de formar nuevos recuerdos a partir del momento en que se ha manifestado. La amnesia de evocación es la amnesia caracterizada por la incapacidad de recuperar información sobre hechos más o menos remotos o sobre conocimientos adquiridos antes de que se manifestara.

Analgésico. Sustancia que mitiga el dolor y que puede tener propiedades psicoactivas o no.

Análisis del coste-beneficio. Método de evaluación económica que consiste en vincular los costes monetarios de una intervención con sus consecuencias o efectos expresados, también, en unidades monetarias (algunos aspectos de las intervenciones, como el dolor, son difíciles de evaluar en unidades monetarias).

Análisis del coste-eficacia. Método de evaluación económica que consiste en vincular los costes monetarios de una intervención con sus consecuencias expresadas en unidades no monetarias (años de vida ganados o casos evitados, entre otros)

Análisis del coste-utilidad. Método de evaluación económica que permite relacionar los costes monetarios de una decisión sanitaria y la eficacia de los resultados ajustados por la calidad de vida u otros indicadores. En los análisis coste-utilidad intervienen diferentes criterios de eficacia no monetaria.

Ansiolítico. Psicofármaco que actúa contra la ansiedad y que es utilizado sobradamente para aligerar la tensión emocional.

Antidepresivo. Medicamento del grupo de agentes psicoactivos utilizado para el tratamiento de los trastornos de la depresión. Hay tres tipos de antidepresivos: los tricíclicos (inhibidores de la recaudación de noradrenalina), los agonistas de los receptores de la serotonina y los inhibidores de la monoaminooxidasa. Los tricíclicos tienen un potencial de abuso relativamente bajo, pero ocasionalmente se utilizan con fines no médicos por sus efectos psíquicos inmediatos. Conllevan el desarrollo de tolerancia a sus efectos anticolinérgicos, pero raramente producen dependencia o abstinencia.

Antiepiléptico. Grupo terapéutico de medicamentos que se prescriben para el tratamiento de los trastornos epilépticos. A menudo se prescriben para el tratamiento de las crisis de abstinencia del alcohol, aunque no existe una buena evidencia de su eficacia en la profilaxis primaria o secundaria. Sinónimo: anticonvulsivo

Antihistamínico. Grupo terapéutico de medicamentos utilizados en el tratamiento de las enfermedades alérgicas y, ocasionalmente, gracias a sus efectos sedantes, para aliviar la ansiedad e inducir el sueño. Desde un punto de vista farmacológico, pertenecen al grupo de los bloqueadores de los receptores H1. Estos medicamentos se utilizan ocasionalmente con finalidades no médicas, especialmente por parte de los adolescentes, y pueden causar sedación y desinhibición. Puede aparecer un grado moderado de tolerancia, pero no hay síndrome de dependencia ni de abstinencia. Un segundo grupo de antihistamínicos, los bloqueadores de los receptores H2, suprimen la secreción del ácido del estómago y se utilizan en el tratamiento de la úlcera gástrica y el reflujo esofágico. El mal uso de los antihistamínicos se recoge en la categoría F55 de la CIM-10 (ICD-10): “Abuso de sustancias que no producen dependencia”.

Apetencia (craving). Deseo muy intenso de consumir una sustancia psicoactiva o de experimentar los efectos derivados de su intoxicación. Se utiliza de forma popular para referirse al mecanismo que supuestamente se deriva de la reducción de la capacidad de control. El ansia también puede inducirse por la provocación de cualquier estado de excitación fisiológica que recuerde a un síndrome de abstinencia del alcohol o las drogas.

Asertividad. Habilidad o conjunto de habilidades personales necesarias para expresar los sentimientos y las opiniones propios, en el momento oportuno y de la manera adecuada, sin negar ni despreciar los derechos de los demás. Implica disponer de la capacidad de expresar de manera sincera el afecto hacia otros (asertividad positiva); manifestar desacuerdo con otros sin herir su sensibilidad (asertividad negativa); o saber expresar deseos y sentimientos, después de haber reconocido a los agentes (asertividad empática). La asertividad puede desarrollarse mediante un entrenamiento adecuado, que a menudo constituye un elemento importante en los programas de prevención, para ayudar a los adolescentes a afrontar las presiones del entorno para que consuman drogas.

Autoeficacia. Creencia personal en la capacidad propia para realizar una acción y alcanzar un objetivo, que puede estar fuertemente arraigada o no. Contribuyen a la formación de la autoeficacia ciertos factores psicosociales, como experiencias particulares y personales y todo lo que se ha aprendido. La autoeficacia puede ser una creencia general (capacidades percibidas en la vida, en general), o específica (capacidad para hacer una dieta, para dejar de fumar o para ponerse uno mismo una inyección, entre otros.). Tiene un rol importante en el fracaso o el éxito de programas que tienen como finalidad cambiar el comportamiento con respecto a la salud, como por ejemplo, adelgazar. La teoría de la eficacia es un modelo que se utiliza en el marco de la teoría del aprendizaje social para explicar cómo se debe aprender a hacer cambios en el aspecto psicosocial (Bandura, 1977).

Ayahuasca. Recibe este nombre el conjunto de brebajes enteogénicos elaborados mediante la decocción de distintas plantas. Todas incluyen un componente básico, la liana Banisteriopsis caapi, que contiene inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO). Uno de los preparados más comunes es la mezcla de esta liana con la Psychotria viridis. También se puede encontrar mezclada con la Diplopterys cabrerana o la Mimosa hostilis. Estas plantas aportarían al preparado, si procede, la molécula dimetiltriptamina o DMT. La variabilidad en la composición de las diversas ayahuascas es muy grande, y en alguna de sus variantes se pueden encontrar tabaco u otras plantas. Se trata de un brebaje farmacológicamente complejo y de toxicidad escasa utilizado para rituales médicos o religiosos y en la medicina tradicional de los pueblos nativos amazónicos. 

Benzodiacepina. Medicamento que pertenece a un grupo de fármacos relacionados estructuralmente y que se utiliza como sedante/hipnótico, relajante muscular y antiepiléptico. Sus efectos terapéuticos consisten en potenciar la acción del ácido gamma-aminobutírico (GABA), un importante inhibidor de la neurotransmisión. Hay cuatro tipos de benzodiacepinas: de acción corta y con un efecto rápido (halazepam y triazolam), de efecto intermedio (alprazolam, flunitrazepam, nitrazepam, lorazepam y temazepam), de acción lenta (oxazepam) y de acción larga (diazepam, clorazepato, clordiazepóxido, flurazepam y prazepam).

Cafeína. Xantina con propiedades estimulantes leves del sistema nervioso central, vasodilatadoras y diuréticas. Se encuentra en el café, el chocolate, la cola y otros refrescos, y el té, en algunos casos junto con otras xantinas, como la teofilina o la teobromina. Su consumo excesivo (más de 500 mg al día), sea crónico o agudo, y la toxicidad resultante reciben el nombre de cafeinismo. Los síntomas son inquietud, insomnio, rubor facial, contracciones musculares, taquicardia, trastornos digestivos, pensamiento y habla acelerados o inconexos y, ocasionalmente, episodios de ansiedad o angustia, depresión o esquizofrenia.

Calidad en prevención. La calidad en prevención viene determinada por el compromiso en la búsqueda y la utilización de programas probadamente efectivos. Además de esta condición inicial, es necesario que el programa parta del conocimiento exacto de las necesidades existentes, de la priorización de objetivos y de la utilización de modelos, métodos y actividades coherentes con las necesidades. Al mismo tiempo, las necesidades deben ser conceptualmente lógicas, debe haber coherencia entre los objetivos, la organización y la temporalización del programa, y se debe prever un sistema de recogida de datos que garantice la factibilidad del plan de evaluación previsto.

Cannabis. Término genérico utilizado para referirse a los diferentes preparados psicoactivos de la planta de la marihuana (cáñamo), Cannabis sativa. Estos preparados pueden ser hojas de marihuana, bhang, ganja o hachís (derivado de la resina de los tricomas florales de la planta) y aceite de hachís. El cannabis contiene al menos 60 cannabinoides, algunos de los cuales tienen actividad biológica. El componente más activo es el Δ9-tetrahidrocannabinol (THC), que puede detectarse en la orina junto con sus metabolitos varias semanas después del consumo de cannabis (habitualmente fumado).

Cirrosis alcohólica. Forma grave de hepatopatía alcohólica que se caracteriza por una necrosis y una deformación permanente de la estructura del hígado a causa de la formación de tejido fibroso y nódulos regenerativos. Esta definición es estrictamente histológica y, normalmente, el diagnóstico solo se basa en los datos clínicos. Esta enfermedad afecta normalmente a personas de entre 40 y 60 años, después de al menos 10 años con un consumo de riesgo. Los pacientes presentan síntomas y signos de descompensación hepática (ascitis, edema maleolar, ictericia, hematomas, hemorragia digestiva por varices esofágicas y sensación de confusión debida a la encefalopatía hepática). El cáncer de hígado es una complicación tardía de la cirrosis que se da en el 15% de los casos, aproximadamente.

Cocaína. Alcaloide que se obtiene de las hojas de la coca o que se sintetiza a partir de la ecgonina o sus derivados. Es un potente estimulante del sistema nervioso central que se utiliza con fines no médicos para producir euforia o insomnio; su consumo repetido provoca la dependencia. La cocaína, o “coca”, se acostumbra a comercializar bajo la apariencia de copos blancos, traslúcidos, cristalinos o en polvo, a menudo adulterada con diferentes azúcares o anestésicos locales.

Codependiente. Familiar, amigo íntimo o pareja de una persona dependiente del alcohol u otras drogas. Las actitudes de la persona codependiente suelen perpetuar la dependencia de la persona adicta y retrasan su proceso de recuperación.

Conducción bajo los efectos del alcohol. Generalmente, hace referencia a la acción penal de conducir un vehículo con un nivel de alcoholemia superior al permitido por la ley. Esta expresión no se limita a conducir borracho, sino que, además, incluye la conducción bajo la influencia del alcohol y conducir en estado de intoxicación. En los últimos años, se han ampliado las leyes que regulan la conducción bajo los efectos del alcohol y actualmente se aplican también a la conducción bajo los efectos de las drogas y, en general, prohíben conducir con cualquier nivel de determinadas drogas en sangre.

Comorbididad. Enfermedad o conjunto de enfermedades que coexisten en una misma persona que se está estudiando o con las que se está realizando una intervención a causa de otro problema de salud. Es sinónimo del término morbilidad conjunta.

Comunidad terapéutica. Servicio de acogida residencial que, con carácter transitorio, y procurando un régimen de autogestión como herramienta socializadora, proporciona a las personas con dependencia del alcohol y otros drogodependientes, en su proceso de rehabilitación, acogida, atención y vida comunitaria, lo que les debe facilitar su integración social. Es un servicio de apoyo a la prestación sociosanitaria.

Consumo (de alcohol o drogas). Autoadministración de una sustancia psicoactiva.

Consumo controlado de alcohol. Hace referencia al consumo que evita la intoxicación. Se utiliza para referirse a una persona que ha tenido problemas con el alcohol y que intenta mantener un uso controlado de este.

Consumo de riesgo de alcohol. Según la Organización Mundial de la Salud, es la ingesta media habitual de entre 20 y 40 g de alcohol diarios en el caso de las mujeres, y de entre 40 y 60 g diarios en el caso de los hombres. Este consumo suele causar problemas si los hábitos persisten.

Consumo perjudicial de alcohol. Según la Organización Mundial de la Salud, es la ingesta media habitual que supera los 40 g de alcohol en el caso de las mujeres, y los 60 g diarios en el caso de los hombres. Es un patrón de consumo que perjudica la salud física (cirrosis hepática) y la salud mental (depresión derivada del consumo de alcohol) de la persona.

Consumo problemático de alcohol. En general, hace referencia al consumo que deriva en problemas individuales o colectivos, de salud o sociales. En ocasiones se ha asimilado a un estadio precoz de la dependencia del alcohol, mientras que algunos autores lo identifican con el consumo perjudicial, excluyendo los casos de dependencia. Por esta ambigüedad de significados, no es recomendable utilizar este término ni el de bebedor problemático, que deberían sustituirse por conceptos admitidos en los manuales de clasificación internacional (CIMA  o Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders -DSM ), en el caso de los trastornos por uso. La OMS61 recomienda referirse a los problemas derivados como problemas relacionados con el alcohol.

Convenios internacionales sobre drogas. Tratados internacionales encargados del control de la producción y de la distribución de sustancias psicoactivas. Los primeros tratados (Ley General de Bruselas de 1889-90 y Convención de Saint-Germain-en-Laye de 1912) controlaban el tráfico de licores en el continente africano durante la época colonial. Actualmente, el primer tratado que abordó el tema de las sustancias controladas fue el Convenio de La Haya de 1912. Sus disposiciones y las de otros convenios posteriores se consolidaron en el Convenio único sobre estupefacientes (1961, modificado por el Protocolo de 1972). Más adelante, se añadieron el Convenio de 1971, sobre sustancias psicotrópicas, y el Convenio de 1988, contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

Delirio (delirium). Síndrome cerebral orgánico agudo que se caracteriza por trastornos concomitantes de la conciencia, la atención, la percepción, la orientación, el pensamiento, la memoria, el comportamiento psicomotor, la emoción y el ciclo sueño-vigilia. Su duración es variable, desde unas horas hasta varias semanas, y su grado de intensidad puede ser desde leve hasta muy grave. El síndrome de abstinencia inducido por el alcohol y acompañado de delirio se denomina delírium trémens.

Delírium trémens. Síndrome de abstinencia acompañado de delirio; estado psicótico agudo que se produce durante la fase de abstinencia en las personas dependientes del alcohol y que se caracteriza por confusión, desorientación, ideas paranoides, delirios, ilusiones, alucinaciones (a menudo de tipo visual o táctil y, con menos frecuencia, auditivas, olfativas o vestibulares), inquietud, distracción, temblor, sudor, taquicardia e hipertensión. Acostumbra a empezar 48 horas o más después de la interrupción o la reducción del consumo de alcohol, aunque a veces puede llegar a tardar hasta una semana. No se debe confundir con la alucinosis alcohólica, que no siempre se trata de un fenómeno de abstinencia.

Dependencia. Aplicado al alcohol y otras drogas, implica una necesidad de consumir dosis repetidas de la droga para encontrarse bien o para no sentirse mal. En el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales cuarta edición revisada (DSM-IV-R), la dependencia se define como un grupo de síntomas cognitivos, fisiológicos y del comportamiento que indican que una persona presenta un deterioro del control sobre el consumo de la sustancia psicoactiva y que sigue consumiéndola a pesar de las consecuencias adversas. Equivale, más o menos, al síndrome de dependencia recogido en la Clasificación internacional de enfermedades, décima versión (CIE-10 ICD-10). En el contexto de la CIE-10 (ICD-10), la dependencia hace referencia a cualquiera de los componentes del síndrome. Cada droga tiene sus síntomas característicos de dependencia. Si no se especifica, la dependencia hace referencia tanto a los elementos físicos como a los psicológicos. La dependencia psicológica o psíquica se aplica al deterioro del control sobre el consumo de la sustancia (véase apetencia o craving), mientras que la dependencia fisiológica o física hace referencia a la tolerancia y los síntomas de abstinencia (véase neuroadaptación).

Dependencia cruzada. Término farmacológico que se utiliza para indicar la capacidad que tiene una sustancia (o un grupo de sustancias) para suprimir las manifestaciones de la abstinencia de otra sustancia o de otro grupo de sustancias, manteniendo el estado de dependencia física. En este caso, el término se utiliza en el sentido psicofarmacológico más estricto que se asocia a la supresión de los síntomas de abstinencia. Una de las consecuencias del fenómeno de la dependencia cruzada es que hay más probabilidades de que aparezca dependencia de una sustancia si la persona ya depende de otra sustancia relacionada. Por ejemplo, es más fácil que aparezca dependencia de una benzodiacepina en personas que ya son dependientes de otro medicamento de este tipo o de otras sustancias con efectos sedantes, como el alcohol o los barbitúricos.

Desinhibición. Estado de liberación de las inhibiciones internas que influyen sobre la conducta de una persona. El consumo de sustancias como el alcohol o el éxtasis puede provocar este efecto en el estado de ánimo, caracterizado por un aumento de la sociabilidad y la empatía o la capacidad para conectar con los demás. En neurofisiología y en neurofarmacología también se utiliza este término para designar la supresión de una influencia inhibidora sobre una neurona o un circuito, en contraposición con la estimulación directa de la neurona o el circuito. Por ejemplo, los opiáceos deprimen la actividad de las neuronas dopaminérgicas, que normalmente actúan como inhibidoras tónicas sobre la secreción de la prolactina por parte de las células de la hipófisis. Por lo tanto, los opiáceos “desinhiben” la secreción de la prolactina y, de forma indirecta, provocan un aumento de la concentración sérica de la prolactina.

Desintoxicación. Proceso mediante el cual una persona deja de sufrir gradualmente los efectos de una sustancia psicoactiva. Como procedimiento clínico, hace referencia al proceso de retirada de la sustancia que se lleva a cabo de forma segura y eficaz, reduciendo al mínimo los síntomas de la abstinencia. Los procedimientos de desintoxicación pueden implicar o no la administración de medicamentos. El medicamento administrado acostumbra a ser un fármaco que tiene tolerancia cruzada y dependencia cruzada con la sustancia consumida por el paciente. Se calcula la dosis para aliviar el síndrome de abstinencia sin inducir intoxicación y se retira gradualmente conforme el paciente se recupera. La desintoxicación como procedimiento clínico exige la supervisión del paciente hasta que se recupera completamente de la intoxicación o del síndrome de abstinencia física.

Despenalización. Revocación de leyes o normas que definen como delictivo un comportamiento, un producto o un estado. Este término se utiliza en relación con las drogas ilegales y, en algunos países, con el delito de embriaguez pública. Puede aplicarse también a una reducción de la gravedad de un delito o de las penas que este conlleva; por ejemplo, la rebaja de la sanción por posesión de marihuana, que pasa de ser un delito castigado con la detención y penas de prisión, a una infracción castigada con una amonestación o una multa. En este sentido, se diferencia la despenalización de la legalización, que es la revocación completa de cualquier definición como delito, acompañada a menudo por un esfuerzo del gobierno por controlar el mercado del producto o para influir sobre este o sobre el comportamiento afectado.

Diacetilmorfina, diamorfina. Nombres genéricos alternativos de la heroína.

Diagnóstico dual. Término general que hace referencia a la comorbididad o la coexistencia de un trastorno a causa del consumo de sustancias psicoactivas y de otro trastorno psiquiátrico en la misma persona.

Diazepam. Benzodiacepina de uso habitual.

Disolventes. Véase sustancias volátiles.

Disulfiram (Antabus). Prototipo de los medicamentos sensibilizantes al efecto del alcohol, prescrito para ayudar a mantener la abstinencia del alcohol. El disulfiram inhibe la actividad del aldehído-deshidrogenasa y, en presencia del alcohol, provoca la acumulación de acetaldehído, y causa una reacción de rubor facial acompañado de náuseas, mareos y palpitaciones.

Doce pasos, Grupo basado en los. Grupo de ayuda mutua organizado entorno al llamado Programa de los doce pasos de Alcohólicos Anónimos (AA) o de una adaptación directa de este programa. El programa se basa en lo siguiente: admitir sentirse impotente delante del alcohol y no poder gobernar la propia vida por este motivo; poner la propia vida en manos de un “poder superior”; hacer un inventario moral y reparar los daños causados en el pasado, y ayudar a otros alcohólicos. Los alcohólicos en recuperación que siguen el programa no deben volver a beber nunca más, aunque este objetivo se va consiguiendo día a día. Alcohólicos Anónimos se organiza a partir de “doce tradiciones” que imponen el anonimato, una postura apolítica y una estructura organizativa sin jerarquías.

Droga. En el campo de la medicina hace referencia a cualquier sustancia con potencial para prevenir o curar una enfermedad o aumentar la salud física o mental. Farmacológicamente, este término hace referencia a cualquier sustancia química capaz de modificar los procesos fisiológicos y bioquímicos de los tejidos o los organismos. Coloquialmente, este término se refiere a las sustancias psicoactivas y, a menudo, más concretamente a las drogas ilegales. Las teorías profesionales intentan normalmente demostrar que la cafeína, el tabaco, el alcohol y otras sustancias utilizadas a menudo con finalidades no médicas también son drogas, ya que, en parte, se toman por sus efectos psicoactivos.

Droga depresora. Sustancia que suprime, inhibe o reduce algunos aspectos de la actividad del sistema nervioso central (SNC). Los principales grupos de depresores del SNC son los sedantes/hipnóticos, los opiáceos y los neurolépticos. Algunos ejemplos de depresores son el alcohol, los barbitúricos, los anestésicos, las benzodiacepinas, los opiáceos y sus análogos sintéticos. En este grupo también se acostumbra a incluir los anticonvulsivos, a causa de su acción inhibidora de la actividad neuronal anómala.

Droga de diseño. Derivado anfetamínico fabricado por métodos químicos u obtenido a través de precursores que pueden ser medicamentos. No suele tratarse de drogas nuevas u originales, ni tampoco de drogas elaboradas “a la carta”, sino de drogas conocidas que en un momento determinado se encuentran en el mercado para satisfacer nuevas demandas o sustituir psicofármacos controlados. Por este motivo, el concepto “drogas de diseño” no es ni preciso ni adecuado; su denominación más correcta, químicamente y farmacológicamente hablando, es la de droga sintética. Las drogas de síntesis tienen una acción farmacológica, combinan efectos estimulantes con alteraciones de las percepciones. Estos efectos se producen en función del tipo de sustancia, la dosis y la sensibilidad individual. La droga de diseño más conocida es la MDMA o éxtasis.

Droga estimulante. Cualquier sustancia que activa, potencia o incrementa la actividad neuronal. Las anfetaminas, la cocaína, la cafeína y otras xantinas, la nicotina y los anorexígenos sintéticos como la fenmetrazina o el metilfenidato, son consideradas drogas estimulantes. Hay otros medicamentos que tienen acciones estimulantes y que, aunque no causan el efecto principal, se pueden manifestar cuando se consumen en dosis elevadas o de forma prolongada; se trata de los antidepresivos, los anticolinérgicos y ciertos opiáceos. A menudo, el uso inadecuado crónico provoca cambios de la personalidad y de la conducta, como impulsividad, agresividad, irritabilidad y desconfianza. Ocasionalmente, pueden provocar psicosis delirante completa. Cuando dejan de tomarse después de un consumo prolongado o masivo, puede aparecer un síndrome de abstinencia, caracterizado por un estado de ánimo deprimido, fatiga, trastornos del sueño y aumento de las imágenes oníricas.

Droga ilegal. Sustancia psicoactiva que tiene prohibidas su producción, venta o consumo. En sentido estricto, la droga por sí misma no es ilegal, pero sí lo son su producción, venta o consumo en determinadas circunstancias y en una determinada jurisdicción. El término más exacto mercado de drogas ilegales hace referencia a la producción, la distribución y la venta de cualquier droga o medicamento fuera de los canales legalmente permitidos.

Droga legal. Droga legalmente disponible mediante prescripción médica u, ocasionalmente, también sin esta, en una determinada jurisdicción.

Efectividad. Grado en el que una determinada intervención, procedimiento o servicio, desarrollados en condiciones habituales (reales), alcanza los resultados que pretende alcanzar.

Eficacia. Grado en el que una determinada intervención, procedimiento o servicio, desarrollados, en condiciones ideales (o de laboratorio), alcanza los resultados que pretende alcanzar. La evaluación de la eficacia es, pues, el resultado de un ensayo aleatorio controlado.

Epidemiología. Ciencia que permite la investigación de aspectos sociosanitarios de gran relevancia. Permite estudiar la ocurrencia y la distribución de estados o acontecimientos relacionados con la salud y los factores con los que se asocian, o que los determinan, en poblaciones definidas. Ha sido la base del desarrollo de la salud pública, y es una ciencia también indispensable en prevención.

Episodio de consumo intensivo de alcohol. Según la OMS, es la ingesta de un mínimo de 60 g de alcohol en una sola ocasión. Habitualmente se suele utilizar el término binge drinking.

Esteroides. Hormonas naturales o sintéticas constituidas por lípidos complejos basados en la molécula del colesterol, que afectan a los procesos químicos del organismo, al crecimiento y a las funciones sexuales y fisiológicas. En este grupo se incluyen las hormonas corticosuprarrenales, testiculares y ováricas y sus derivados. En el ámbito del consumo de drogas y otros problemas relacionados, los esteroides anabolizantes son los que suscitan más preocupación. Estos compuestos están relacionados con las hormonas sexuales masculinas; incrementan la masa muscular y, en las mujeres, causan masculinización. Algunos deportistas utilizan de forma indebida los esteroides anabolizantes para aumentar su fuerza y su rendimiento. El uso inadecuado de los esteroides corticosuprarrenales es raro.

Estilo de vida. Manera de vivir basada en la interacción entre las condiciones de vida en el sentido más amplio y las formas individuales de comportamiento, determinadas por los factores socioculturales y las características personales. El abanico de modelos de comportamiento accesible a los individuos puede ser limitado o social, determinado por factores sociales y del entorno. Por este motivo, el estilo de vida se suele considerar dentro del contexto tanto de las experiencias individuales y colectivas como de las condiciones de vida. En el ámbito de la promoción de la salud, el concepto de estilo de vida se presentó en principio como un concepto alternativo al modelo de los comportamientos de riesgo de la medicina preventiva. El estilo de vida representó un elemento del concepto de promoción de la salud de la OMS en la década de los años ochenta.

Estudio prospectivo. Estudio que implica una recogida de datos sobre acontecimientos futuros. Implica realizar el seguimiento de un grupo de sujetos expuestos a un factor particular, con el fin de estudiar los efectos sobre la salud que pueden aparecer en este grupo en el transcurso del tiempo.

Estudio retrospectivo. Estudio que intenta establecer una conexión posible entre un fenómeno de salud (enfermedad u otros) que está presente en el momento de empezar el estudio y los acontecimientos (factores de riesgo) que se han producido en el pasado.

Éxtasis. Sustancia psicoactiva derivada de las anfetaminas (3-4 metilendioximetanfetamina) y sintetizada en laboratorios. Esta sustancia ejerce una acción estimulante sobre el sistema nervioso central, aunque también tiene algunos efectos sobre la percepción. Se incluiría en las llamadas drogas de diseño.

Evaluación. Proceso sistemático y científico de medida que implica la planificación, la recogida, el procesamiento y el análisis de datos referidos a una intervención. Por lo tanto, incluye un conjunto de procedimientos sistemáticos que permiten estimar, de forma objetiva, la capacidad de una actuación, un programa, un plan o una estrategia preventivos para alcanzar su finalidad. En general, y según el método de evaluación adoptado, permiten estimar la eficacia, la efectividad, la eficiencia y el impacto alcanzado en relación con los objetivos marcados inicialmente. Se trata de un procedimiento que debe considerarse desde el inicio de la planificación de cualquier actuación preventiva, como parte indispensable. Puede plantearse a corto plazo (inmediatamente después de acabar la intervención); a medio plazo (12-18 meses después de finalizar la intervención); o a largo plazo (24 meses o más después de finalizar la intervención).

Evaluación de expertos (peer review). Proceso de revisión de estudios enviados para ser publicados en revistas científicas o resúmenes para presentar en congresos científicos. En este método de revisión, dos o más profesionales expertos en el campo del estudio valoran la calidad científica y el método utilizado en la investigación presentada. La valoración final depende de más de una valoración.

Evaluación de necesidades. Se utiliza a menudo para definir el número de individuos de una población que se podrían beneficiar de un tratamiento en particular (por ejemplo, reemplazar una articulación), por grupo de edad. La información puede provenir de estudios locales específicos para el problema o de encuestas epidemiológicas para la población en general, o de otra localidad, lo que facilita una estimación del problema. La información puede ser útil para la evaluación cuantitativa de un tratamiento en particular, de un servicio que hay que dar o para la identificación de una carencia. Los dos principales problemas son que se sabe poco sobre la prevalencia de numerosas patologías y que los cambios en los conocimientos y los tratamientos a menudo ultrapasan la evaluación de las necesidades; consiguientemente, las indicaciones de tratamiento cambian constantemente. Individualmente, ello representa una evaluación completa de las necesidades para la vida cotidiana, a fin de prestar servicios a domicilio o en un centro. Se recogen datos del individuo, de su familia o de sus cuidadores y de los profesionales sanitarios, para llegar a una decisión sobre sus necesidades.

Evidencia. Información obtenida del análisis sistemático y exhaustivo de datos procedentes de la investigación básica, clínica y epidemiológica.

Factores de protección. Son las características de carácter individual, ambiental o social que reducen la probabilidad de que una persona se implique en el consumo de drogas o que este consumo llegue a causar problemas importantes, a ella o a otras personas. Los factores de protección presentes atenúan el impacto de los factores de riesgo, pero no son la parte opuesta de un mismo continuo. Hay factores de protección individuales (tener habilidades sociales, capacidad de adaptación, estabilidad emocional, capacidad de resolución de problemas, autoimagen positiva, entre otros); factores de protección familiares (existencia de vínculos afectivos positivos, apoyo familiar, una gestión parental clara, buena relación familia-escuela, entre otros); factores de protección escolares (vínculos afectivos positivos con el profesorado, apoyo por parte de la escuela, reglas de conducta claras, participación del alumnado en las tareas y decisiones escolares, entre otros), y factores de protección del entorno próximo (implicación del grupo de iguales en tareas prosociales o existencia de vínculos afectivos positivos con instancias socializadoras como asociaciones no gubernamentales, entre otros).

Factores de riesgo. Son las características de carácter individual, familiar, ambiental o social que incrementan la probabilidad de que una persona se implique en el consumo de drogas o que este consumo llegue a causar problemas importantes, bien de carácter conductual (conductas desadaptativas o problemas relacionales, entre otros), sanitario (morbilidad o mortalidad evitables) o social (violencia y disturbios, entre otros). Hay factores de riesgo individuales (el inicio precoz del consumo de alguna droga, búsqueda de nuevas sensaciones, impulsividad, necesidad de aceptación en el grupo de iguales, entre otros); factores de riesgo familiares (baja cohesión familiar o conflictos parentales, entre otros); factores de riesgo escolares (el absentismo o el fracaso escolar, entre otros); factores de riesgo del entorno próximo (implicación del grupo de iguales en tareas prosociales, entre otros), y factores de riesgo del entorno social general (la elevada disponibilidad y accesibilidad en las drogas, el consumismo y las actitudes discriminatorias hacia poblaciones en situación de vulnerabilidad social, entre otros).

Factores de riesgo y grupo de iguales. Se ha detectado una relación entre el inicio del consumo de drogas y el grupo de iguales. En el pasado se llegó a señalar que el consumo por parte del grupo era el factor de riesgo más importante para al inicio del consumo de drogas. Más adelante se ha visto que no todas las personas son igualmente influenciables por la presión —real o percibida— del grupo y que hay relaciones de influencia recíproca entre el individuo y el grupo, es decir, las personas tienen también tendencia a relacionarse con grupos que les son afines.

Fenciclidina (PCP). Sustancia psicoactiva con efectos depresores del sistema nervioso central, estimulantes, analgésicos y alucinógenos. También recibe el nombre de polvos de ángel, hierba mala o píldora de la paz. Como droga ilegal, la PCP puede consumirse por vía oral, intravenosa o por inhalación, pero normalmente se fuma; los efectos aparecen en cinco minutos y llegan a su nivel máximo al cabo de una media hora. Se han observado episodios de delirium, trastorno delirante y trastorno del estado de ánimo inducidos por la PCP.

Gastritis alcohólica. Inflamación de la mucosa que reviste el estómago provocada por el alcohol. Habitualmente, se produce después de episodios de consumo intensivo de alcohol y se caracteriza por la aparición de erosiones de la mucosa que pueden sangrar. Los síntomas incluyen dolor en la parte superior del abdomen, puede haber hemorragia gástrica y, en la mayoría de los casos, se acompaña de esofagitis.

Grupo de ayuda mutua. Grupo en el que los participantes se ayudan mutuamente a recuperarse o a mantener la recuperación de la dependencia del alcohol u otra droga, de los problemas relacionados o de los efectos de la dependencia de otra persona, sin tratamiento ni orientación profesional. Los grupos más destacados son Alcohólicos Anónimos, Narcóticos Anónimos y Al-Anon (dirigido a familiares de personas alcohólicas).

Habilidades sociales. Capacidades y recursos personales, interpersonales, cognitivos, emocionales y físicos que permiten a las personas controlar y dirigir su vida, facilitando la capacidad de vivir en su entorno y contribuyendo a modificarlo.

Habituación. Efecto de acostumbrarse a una conducta o un estado, incluido el consumo de sustancias psicoactivas. En el contexto de las drogas, este término tiene connotaciones de dependencia. En el año 1957, un comité de expertos de la OMS diferenció entre la habituación y la adicción a las drogas basándose en la ausencia de dependencia física, en que no existe compulsión a tomar la droga, sino simple deseo, y en que la tendencia a aumentar la dosis es escasa o nula (véase tolerancia). En el año 1964, otro comité de expertos de la OMS sustituyó ambos términos por el de dependencia.

Hachís. Véase cannabis.

Hepatitis alcohólica. Enfermedad del hígado que se caracteriza por la necrosis de las células hepáticas y la inflamación debidas al consumo crónico de niveles de riesgo de alcohol. Se trata de un precursor bien conocido de la cirrosis alcohólica, sobre todo en las personas que mantienen un consumo elevado de alcohol. Aunque el diagnóstico es, en sentido estricto, histológico, a menudo se establece sobre la base de la evidencia clínica y bioquímica, incluso cuando no es posible confirmarlo mediante una biopsia. Los datos clínicos que permiten suponer el diagnóstico son la presencia de ictericia (que puede ser acusada), hepatomegalia dolorosa a la palpación y, ocasionalmente, ascitis y hemorragia.

Ibogaína. Es un alcaloide indólico que se concentra en la raíz de la Tabernanthe iboga, un arbusto común en África ecuatorial. Tiene propiedades alucinógenas, por lo que se ha usado en ceremonias religiosas y rituales de iniciación, aunque también se ha propuesto para contrarrestar los efectos de la adicción de sustancias como la nicotina, los opiáceos o la cocaína.

Inhalante. Véase sustancias volátiles.

Inhibidor de la recaudación de serotonina. Medicamento que inhibe la recaudación de serotonina por las neuronas y que, por lo tanto, prolonga su acción. Se ha descrito que los fármacos de este grupo son capaces de reducir el consumo de alcohol. Determinados antidepresivos inhiben tanto la captación de serotonina como la de noradrenalina (norepinefrina).

Intercambio de jeringas. Intervención preventiva que tiene como objetivo reducir la transmisión de enfermedades infecciosas a través de la sangre. Inicialmente, se desarrolló como una respuesta a la aparición del VIH y el sida y se extendió a todos los países donde el consumo de drogas como la heroína se hacía por vía parenteral. Implica la distribución de jeringas estériles a cambio de jeringas utilizadas, si bien en la práctica no siempre es imprescindible el intercambio y las jeringas estériles son distribuidas gratuitamente o a bajo coste.

Intervención breve. Estrategia terapéutica en la que se ofrece un tratamiento estructurado de corta duración (normalmente, de 5 a 30 minutos) con el fin de ayudar a una persona a suspender o reducir el consumo de una sustancia psicoactiva o, con menos frecuencia, a resolver otros aspectos de su vida. Se dirige especialmente a los médicos de medicina general y otros profesionales sanitarios de atención primaria. Hasta hoy, la intervención breve, ocasionalmente también denominada intervención mínima, se ha aplicado fundamentalmente a los métodos para dejar de fumar y al tratamiento del consumo perjudicial de alcohol. La justificación de la intervención breve reside, a pesar de que el porcentaje de personas que modifican su consumo de sustancias después de una única intervención es reducido, en la enorme repercusión que tiene en la salud pública el elevado número de profesionales de atención primaria que realizan estas intervenciones de forma sistemática. La intervención breve se asocia con frecuencia a los tests de cribaje sistemáticos para la detección de consumo de riesgo y consumo perjudicial de sustancias, especialmente de alcohol y tabaco. Véase intervención precoz.

Intervención del grupo de iguales. Intervención en la que los “iguales” asesoran o prestan alguna intervención preventiva de forma sistemática y continuada. Puede desarrollarse en programas de calle o de ocio y tiempo libre.

Intervención precoz. Estrategia terapéutica que combina la detección precoz del consumo de riesgo o perjudicial de sustancias y su tratamiento. Se ofrece o se proporciona tratamiento antes de que el paciente vaya al médico por voluntad propia y, en muchos casos, antes de que sea consciente de que el consumo de sustancias podría causarle problemas. Se dirige especialmente a las personas que todavía no han desarrollado dependencia física ni sufren complicaciones psicosociales importantes. La intervención precoz es una estrategia proactiva iniciada para el profesional sanitario. Véase intervención breve.

Intoxicación. Estado posterior a la administración de una sustancia psicoactiva que causa alteraciones en el nivel de conciencia, en el nivel cognitivo, en la percepción, en el juicio, en la afectividad o en el comportamiento, o en otras funciones y respuestas psicofisiológicas. Las alteraciones están relacionadas con los efectos farmacológicos agudos de la sustancia y con las respuestas aprendidas a esta sustancia que desaparecen con el tiempo. La recuperación es completa, excepto cuando se han producido lesiones tisulares u otras complicaciones. La intoxicación depende en gran medida del tipo y la dosis de la droga, y también influyen el grado de tolerancia de la persona y otros factores.

Kat. Hojas y brotes de una planta de origen africano, Catha edulis, que se mastican o se beben en forma de infusión. El kat, utilizado en zonas del Mediterráneo oriental y el norte de África, es un estimulante con efectos similares a los de las anfetaminas. Su consumo masivo puede originar dependencia y problemas físicos y mentales similares a los producidos por otros estimulantes.

Kava. Bebida elaborada con las raíces del arbusto Piper methysticum, muy utilizado en el sur del Pacífico en todo tipo de ceremonias y reuniones sociales. Su principio activo es la kavaína, que como la kava se consume de forma habitual y produce euforia y sedación ligeras. El consumo masivo puede causar dependencia y problemas médicos.

Ketamina. Derivado de la fenciclidina, utilizada originalmente en medicina por sus propiedades analgésicas y anestésicas. Actualmente se utiliza en veterinaria pero también como droga recreativa o psiconáutica de consumo humano. Véase fenciclidina.

Laguna mental (blackout). Amnesia anterógrada aguda que no se asocia a la pérdida del conocimiento, causada por la ingestión de alcohol u otras sustancias.

Legal high (nuevas sustancias de síntesis, RC –Research Chemicals). Sustancias que se sintetizaron en las últimas décadas con finalidad investigadora, de las que hay escasos o inexistentes datos de investigación clínica en animales y humanos. La mayoría de información sobre estas sustancias se puede encontrar en entornos web, y su consumo se produce generalmente en círculos sociales restringidos.

LSD. Sustancia alucinógena, popularmente conocida con el nombre de tripi. Véase alucinógeno.

Mal viaje. Hace referencia al efecto adverso de las drogas, caracterizado por una combinación de pérdida de control, distorsión de la imagen corporal, alucinaciones, miedo a enloquecer o a morir, desesperación, pensamientos suicidas y estado afectivo claramente negativo. Los síntomas físicos son sudores, palpitaciones, náuseas y parestesias. Aunque las reacciones adversas de este tipo se asocian normalmente al consumo de alucinógenos, tambiénn pueden aparecer con las anfetaminas y otros estimulantes psicomotores, anticolinérgicos, antihistamínicos y sedantes/hipnóticos.

Medicamento. Sustancia adquirida mediante los canales farmacéuticos. La terminología de este sector divide los medicamentos en dos grupos: medicamentos éticos, que solo pueden adquirirse mediante prescripción médica, y medicamentos de libre dispensación, de los que se pueden realizar actividades de promoción dirigidas al público y que no están sujetos a prescripción médica. La lista de medicamentos que requieren prescripción médica varía mucho de un país a otro. En los países industrializados, la mayoría de los medicamentos psicoactivos solo pueden adquirirse con receta. En estos países, la cafeína, los antihistamínicos, la codeína (un opiáceo) y el alcohol son los principios activos psicoactivos más frecuentes que forman parte de los medicamentos de libre dispensación.

Mediador o agente de prevención. Es la persona, profesional o no, que facilita la ejecución de las actividades preventivas. En general, su misión no es la de transmitir conocimientos, sino la de facilitar las herramientas y los métodos que deben permitir la consecución de los objetivos preventivos en la población beneficiaria del programa. Tanto si se trata de profesionales como si no, es necesario que hayan seguido un proceso de formación de calidad para desarrollar su función preventiva de forma efectiva.

Mescalina. Sustancia alucinógena que se encuentra en el peyote, una especie de cactus originario del suroeste de Estados Unidos y el norte de México.

Metadona. Opioide sintético (6-dimetilamino-4,4-difenil-3-heptanona) que se utiliza en el tratamiento de mantenimiento de las personas con dependencia de opiáceos. Puede administrarse una vez al día por vía oral, bajo supervisión. Desarrollada por químicos alemanes, se introdujo como analgésico para sustituir la morfina durante la Segunda Guerra Mundial. Sus efectos farmacológicos, observados después de una única administración, son cualitativamente similares a los de la morfina. Destaca su actividad analgésica, su eficacia por vía oral y su capacidad para suprimir de forma prolongada la sintomatología de abstinencia de opiáceos.

Muestra. Subconjunto o parte de una población de la que se quiere obtener cierta información. La selección de las unidades que constituyen el subconjunto se puede realizar según distintos métodos (muestreo). Se recurre a estos subconjuntos porque el estudio exhaustivo de la población general sería imposible, demasiado largo o demasiado caro.

Muestreo. Proceso de selección de objetos o de individuos para un estudio, con el fin de minimizar el sesgo de selección. Los métodos habituales son: muestreo aleatorio simple, muestreo estratificado, clúster y muestreo sistemático.

Naloxona. Bloqueante de los receptores opiáceos antagonista de la acción de los opioides. Revierte los efectos de la intoxicación por opiáceos y se recomienda para el tratamiento de la sobredosis de este grupo de drogas.

Narcótico. Sustancia química que provoca estupor, coma o insensibilidad al dolor. Normalmente, hace referencia a los opiáceos u opioides denominados analgésicos narcóticos. En el lenguaje corriente y en el argot legal, se acostumbra a utilizar de forma imprecisa para referirse a las drogas ilegales, sin tener en cuenta sus propiedades farmacológicas. Por ejemplo, la legislación para el control de los narcóticos de Canadá, Estados Unidos y otros países engloba la cocaína y el cannabis, además de los opiáceos. Debido a estas diferencias de uso, es preferible sustituir este término por otro de significado más específico (por ejemplo, opioide).

Necesidades. Problemas particulares de un individuo que limitan su capacidad de mantenerse con buena salud. Son conceptos relativos, ya que dependen de los juicios de valor de una sociedad en particular, y también de la capacidad para resolver dichos problemas. Las necesidades se pueden clasificar en:

  • Necesidad percibida. El individuo reconoce que tiene una necesidad para un problema particular por resolver.
  • Necesidades de un paciente definidas por profesionales sanitarios, normalmente médicos. Estas necesidades pueden ser totalmente diferentes de las definidas por el propio individuo. Cada una de las partes tiene juicios de valor diferentes, ideas diferentes de lo que es posible, y perspectivas diferentes. 
  • Necesidad expresada. Las exigencias que un individuo presenta al profesional sanitario. Sinónimo de demanda. 
  • Necesidad no satisfecha. Necesidades no satisfechas por el sistema sanitario, o bien porque no se pueden resolver o no son reconocidas por los profesionales sanitarios, o bien por falta de recursos en el sistema.

Neuroadaptación. Alteraciones neuronales asociadas a la tolerancia y a la aparición de un síndrome de abstinencia. Es posible que una persona presente neuroadaptación sin mostrar las manifestaciones cognitivas o conductuales de la dependencia. Por ejemplo, los pacientes operados que reciben opiáceos para aliviar el dolor sufren ocasionalmente síntomas de abstinencia, pero pueden no considerarse como tales o no presentar deseo de seguir tomando estos fármacos.

Neurolépticos. Grupo de medicamentos utilizados para el tratamiento de las psicosis agudas y crónicas. También se llaman tranquilizantes mayores y antipsicóticos. Los principales neurolépticos son las fenotiazinas (por ejemplo, la clorpromazina, la tioridazina y la flufenazina) y las butirofenonas (por ejemplo, el haloperidol). Presentan un potencial de abuso reducido.

Nicotina. Este alcaloide es la principal sustancia psicoactiva del tabaco. Tiene efectos estimulantes y relajantes. Se puede consumir o administrar en forma de humo de tabaco inhalado, tabaco de masticar, rapé, pastillas, chicles, parches dérmicos, cigarrillos electrónicos o sprays nasales. La nicotina desarrolla una fuerte tolerancia y dependencia. A causa de su rápido metabolismo, la concentración cerebral de nicotina disminuye con rapidez y el fumador vuelve a tener ganas de encender otro cigarrillo después de 30-40 minutos de haber apagado el anterior.

Nitrito de amilo. Nitrito alifático, sustancia inhalada volátil, irritante para la mucosa respiratoria y potente vasodilatador. Se utiliza en medicina para aliviar el dolor de la angina de pecho y el cólico biliar. Con finalidades no médicas (popper), se consume momentos antes de conseguir el orgasmo para potenciar y prolongar el placer. Véase sustancias volátiles.

Normas, principios, valores. Las normas son la afirmación de los estándares aceptados sobradamente y un medio para encontrar una base común en una sociedad plural, donde los cimientos de una acción moral pueden ser muy diferentes. La finalidad es encontrar un consenso para la acción en casos concretos. Un procedimiento pragmático intenta encontrar normas de bases comunes a partir de las que se pueden proponer las normas deducidas con unas reglas particulares para la acción en situaciones especiales. Ejemplos: muerte cerebral como norma antes de autorizar la extracción de órganos para trasplantes, o un grupo de servicios básicos como norma para la asignación de recursos a los servicios sanitarios de Gran Bretaña.

Opiáceo. Que pertenece al conjunto de alcaloides presentes en el opio, sustancia extraída de la cápsula de la adormidera (Papaver somniferum) que tiene la capacidad de inducir analgesia, euforia y, en dosis elevadas, estupor, coma y depresión respiratoria. Este término no incluye los opioides sintéticos. Véase opioide.

Opioide. Genérico que se aplica a los alcaloides y que contiene la cápsula de la adormidera (Papaver somniferum). Sus análogos sintéticos y compuestos sintetizados en el organismo que interaccionan con los mismos receptores específicos del cerebro tienen la capacidad de aliviar el dolor y producen una sensación de bienestar (euforia). Los alcaloides del opio y sus derivados semisintéticos son la morfina, la diacetilmorfina (diamorfina, heroína), la hidromorfona, la codeína y la oxicodona. Los opioides sintéticos son el levorfanol, el propoxifeno, el fentanilo, la metadona, la petidina (meperidina) y la pentazocina, un agonista-antagonista. Las endorfinas y las encefalinas son compuestos endógenos con acciones opioides. Véase opioide endógeno.

Opioide endógeno. Tipo de neuropéptido cerebral natural. Hay dos grupos principales: las encefalinas y las endorfinas. Los dos pueden interaccionar con los puntos de unión de los opiáceos (receptores) y regular así la percepción del dolor; además, parece que las endorfinas pueden modular el estado ánimo y las respuestas a los estímulos estresantes. Véase opioide.

Pasta de coca. Producto obtenido de las hojas de la coca durante la primera fase del proceso de extracción de la cocaína. Contiene sulfato de cocaína al 50-90% e impurezas tóxicas, como el queroseno y el ácido sulfúrico. En los países sudamericanos se fuma con marihuana, con tabaco o sola.

PCP. Véase fenciclidina.

Peyote. Cactus (Lophophora williamsii) que contiene numerosos alcaloides psicoactivos, como la mescalina, principal sustancia responsable de sus efectos psicodélicos. Tiene una larga tradición medicinal y ritual entre los indígenas americanos y se utiliza como enteógeno y complemento de distintas prácticas, como la meditación y la psicoterapia psicodélica.

Pentazocina. Opioide sintético que puede inducir una psicosis aguda caracterizada por pesadillas, despersonalización y alucinaciones visuales. Por sus características agonistas y antagonistas, puede precipitar un síndrome de abstinencia por narcóticos.

Población en situación de riesgo. Grupo de población que, por distintas circunstancias, se encuentra más expuesto a uno o más factores de riesgo para desarrollar problemas relacionados con las drogas que cualquier persona de la población general. A menudo, se utiliza de manera inadecuada la expresión población de riesgo, que no es apropiada porque la mayor parte de factores de riesgo no son intrínsecos sino circunstanciales. El concepto de riesgo solo implica la existencia de una probabilidad relativa, nunca una certeza, con respecto a un determinado resultado. Por lo tanto, la identificación de una persona como “de riesgo” es inadecuada y peligrosa ya que puede llevar a estigmatizaciones sociales. No hay personas ni poblaciones “de riesgo”, sino personas o poblaciones que están “en situación de riesgo”, es decir, en condiciones que aumentan las probabilidades de que se produzcan problemas relacionados con las drogas.

Política preventiva. Conjunto de estrategias, planes, programas y actividades impulsados por un gobierno, a través de la Administración pública, para conseguir los objetivos preventivos previamente establecidos y definidos en estrategias y planes de actuación.

Polvo de ángel. Véase fenciclidina.

Prevalencia. Número de casos que presentan una determinada característica, conducta o problema en una población concreta en un momento dado. Se expresa como una proporción. En el numerador se encuentran los casos que presentan la característica estudiada y en el denominador el total de la población en la que se incluyen los casos. Se pueden expresar casos prevalentes por cada 100, 1.000, 100.000 casos, etc., según la magnitud.

Prevención de la recaída. Conjunto de procedimientos terapéuticos utilizados, en los casos de problemas con el alcohol y otras drogas, para ayudar a los afectados a evitar o a superar la vuelta al consumo o la recaída hacia un consumo no controlado de la sustancia. Estos procedimientos pueden utilizarse junto con un tratamiento basado en la moderación o la abstinencia o con otros métodos terapéuticos. Los pacientes aprenden estrategias que pueden utilizar para evitar situaciones que se consideran precipitantes de una recaída y aprenden, mediante técnicas de repetición mental y de otro tipo, a reducir al mínimo el consumo de sustancias una vez que se ha producido la recaída.

Problemas relacionados con las drogas. Cualquiera de las consecuencias indeseables relacionadas con el uso de drogas. Relacionadas no necesariamente implica causalidad. Los principales problemas relacionados con las drogas en nuestra sociedad son de tipo sanitario (morbilidad y mortalidad prematuras) y, por lo tanto, evitables.

Programa de prevención. Conjunto estructurado y coordinado de actividades que se realizan según el conocimiento de unas necesidades previamente identificadas. El conocimiento de las necesidades existentes permite la determinación de unos objetivos establecidos, de unos indicadores asociados a cada objetivo y de un método de evaluación para saber si finalmente se han obtenido los resultados esperados (objetivos). Para que sea factible se deben tener en cuenta los recursos necesarios y los disponibles, y también la definición de los métodos que se utilizarán para completar las actividades previamente determinadas.

Psicodélico. Estado o fenómeno que, provocado por ciertas drogas, conlleva una particular exaltación de la conciencia, alucinaciones y estados mentales alterados.

Psicofármaco. Sustancia psicoactiva que se utiliza en el tratamiento de los trastornos en los que están alteradas las funciones mentales o las facultades afectivas.

Psicotrópico. Que afecta a la mente o los procesos mentales. Una sustancia psicotrópica es cualquier sustancia química que ejerce sus efectos principales o importantes en el sistema nervioso central. Algunos autores aplican este término a los medicamentos que se utilizan fundamentalmente en el tratamiento de los trastornos mentales: ansiolíticos, sedantes, antidepresivos, antimaníacos y neurolépticos. Otros lo utilizan para referirse a las sustancias que tienen un elevado potencial de abuso a causa de sus efectos sobre el estado de ánimo, la conciencia o los dos, como los estimulantes, los alucinógenos, los opiáceos, y los sedantes/hipnóticos (incluido el alcohol).

Psilocibina. Alcaloide alucinógeno de la familia de las triptaminas. Está presente en aproximadamente 200 especies de setas de los géneros Psilocybe (116 especias), Gymnopilus (14), Panaeolus (13), Copelandia (12), Hypholoma (6), Pluteus (6) Inocybe (6), Conocybe (4), Panaeolina (4), Gerronema (2) y Agrocybe, Galerina y Mycena (1 especie cada una), presentes en todo el planeta. La psilocibina es el principal componente alucinógeno de las setas y la psilocina aparece en cantidades reducidas. A pesar de eso, después de su ingestión, la psilocibina se transforma en psilocina por la acción de la enzima fosfatasa alcalina; la psilocina es 1,4 veces más potente que la psilocibina. Tradicionalmente, los hongos que contienen psilocibina se utilizan con propósitos espirituales como sustancia enteógena. Véase alucinógeno.

Recaída. Acción de volver a beber o consumir otra droga después de un periodo de abstinencia, a menudo acompañada de la reinstauración de los síntomas de dependencia. Algunos autores diferencian entre recaída y caída (en el sentido de “traspié”); este último término se utiliza para definir un momento aislado de consumo de alcohol o drogas. Véase prevención de la recaída.

Reducción de daños. Se trata de un enfoque que sustenta las políticas y los programas que tienen como finalidad disminuir significativamente las consecuencias negativas resultantes del consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, tanto para las personas de forma individual como para la comunidad en general, sin requerir necesariamente la abstinencia.

Reducción de la demanda. Este término se utiliza para describir las políticas o programas dirigidos a reducir la demanda de drogas psicoactivas entre los consumidores. Fundamentalmente se aplica a las drogas ilegales, sobre todo en referencia a las estrategias de educación, tratamiento y rehabilitación, en oposición a las estrategias basadas en el cumplimiento de la ley con el objetivo de prohibir la producción y la distribución de drogas (reducción de la oferta).

Reducción de la oferta. Hace referencia a las políticas o los programas dirigidos a prohibir la producción y la distribución de drogas, especialmente, las estrategias para hacer cumplir las leyes reduciendo el suministro de drogas ilegales.

Reducción de riesgos. Acciones individuales y colectivas, tanto médicas como sociales, orientadas a minimizar los efectos negativos del consumo de drogas. Los objetivos se focalizan en los problemas asociados al consumo y no al hecho de consumir.

Rehabilitación. Proceso con el que una persona con problemas de consumo de drogas alcanza un estado de salud, una función psicológica y un bienestar social óptimos. Agrupa diferentes estrategias: terapia de grupo, terapias conductuales específicas para evitar la recaída, participación en un grupo de ayuda mutua, ingreso a una comunidad terapéutica o un piso protegido, formación profesional y experiencia laboral. Se espera conseguir la reinserción social en la comunidad.

Resaca. Estado de malestar general posterior a la intoxicación etílica a causa del consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Los síntomas físicos pueden ser: fatiga, dolor de cabeza, sed, vértigo, trastornos gástricos, náuseas, vómitos, insomnio, ligero temblor de manos y aumento o descenso de la presión arterial. Entre los síntomas psicológicos pueden darse episodios de ansiedad, sentimiento de culpa, depresión, irritabilidad y fuerte sensibilidad. La resaca puede durar un máximo de 36 horas.

Riesgo atribuible. Tasa de ocurrencia de un problema, en individuos expuestos a sufrir las consecuencias potenciales derivadas de esta exposición. Diferencia entre las tasas de incidencia en las personas expuestas y las no expuestas, asumiendo que el resto de variables ejercen el mismo peso en ambos grupos. Permite apreciar mejor las consecuencias cuantitativas de la exposición al factor de riesgo por el conjunto de la población afectada.

Riesgo relativo. Es la razón existente entre la incidencia de una condición o un problema sociosanitario, en un grupo de población expuesto a un factor de riesgo y la incidencia del problema en el grupo no expuesto. Indica la probabilidad de que una condición o un problema sociosanitario se desarrolle en el grupo expuesto en relación con el grupo no expuesto. Un riesgo relativo de 1 indica que no hay relación entre el factor de estudio y la condición o el problema sociosanitario estudiado. Si es significativamente mayor que 1, hay una asociación positiva y si es significativamente menor que 1, la asociación es negativa.

Rush. Efecto inmediato, agradable e intenso que se experimenta después de la inyección intravenosa de ciertas drogas (por ejemplo, heroína, morfina, anfetaminas, cocaína, propoxifeno.

Salud. En la constitución de la OMS (1948) se define la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solo como la ausencia de la enfermedad. Más adelante, con el desarrollo del modelo de promoción de la salud, esta es considerada un derecho humano fundamental, además de un medio para conseguir que las personas disfruten de una vida individualmente, socialmente y económicamente gratificante y productiva. La OMS, en la Carta de Ottawa para la promoción de la salud, destaca la existencia de determinadas condiciones previas para alcanzar la salud, que incluyen: la paz, la disponibilidad de alimentos, recursos económicos suficientes, vivienda, un ecosistema estable y la utilización sostenible de los recursos existentes.

Sedante/hipnótico. Depresor del sistema nervioso central que tiene la capacidad de aliviar la ansiedad e inducir un estado de tranquilidad y sueño. Los principales grupos de sedantes/hipnóticos son las benzodiacepinas y los barbitúricos. También se incluyen el alcohol, la buspirona, el hidrato de cloral, el acetilcarbromal, la glutetimida, la metiprilona, el etclorvinol, el etinamato, el meprobamato y la metacualona. Los barbitúricos presentan un estrecho margen entre la dosis terapéutica y la dosis tóxica y la sobredosis es mortal. Estas sustancias tienen un potencial de abuso elevado; la dependencia física aparece con rapidez, junto con tolerancia. Además, el hidrato de cloral, el acetilcarbromal, la glutetimida, la metiprilona, el etclorvinol y el etinamato tienen un importante potencial de dependencia física y mal uso y también son muy letales en caso de sobredosis.

Sensibilidad. Capacidad con la que una prueba de cribaje identifica adecuadamente a los individuos afectados. La sensibilidad de una prueba es la probabilidad de que esta dé positivo en los individuos realmente enfermos. La sensibilidad es igual al número de individuos enfermos con el resultado de la prueba positivo dividido por el número de individuos enfermos. Es un criterio de validez interna de la prueba.

Setas alucinógenas. Conjunto de setas que contienen sustancias alucinógenas. En la mayor parte de los casos, sus principios activos son la psilocibina o la psilocina.

Síndrome alcohólico fetal (SAF). Modelo de retraso del crecimiento y desarrollo, tanto mental como físico, caracterizado por defectos craneales, faciales, cardiovasculares y de las extremidades, que se detecta en los hijos de algunas madres con consumo de riesgo de alcohol durante la gestación. Las alteraciones más frecuentes son: déficit del crecimiento prenatal y postnatal, microcefalia, retraso del desarrollo o retraso mental, fisuras palpebrales cortas, puente de la nariz hundida y labio superior delgado, pliegues palmares anómalos y defectos cardiacos.

Síndrome amnésico inducido por el alcohol o las drogas. Alteración crónica y prominente de la memoria reciente y remota que se asocia al consumo de alcohol o drogas. La memoria inmediata acostumbra a mantenerse y la memoria remota queda menos afectada que la reciente. Se dan trastornos evidentes del sentido del tiempo y el orden de los acontecimientos y una alteración de la capacidad para aprender cosas nuevas. Puede existir una fuerte confabulación, pero no siempre se da. El resto de funciones cognitivas se mantienen relativamente bien y los defectos amnésicos son desproporcionados en relación con las otras alteraciones.

Síndrome amotivacional. Grupo de características asociadas al consumo de sustancias, como por ejemplo: apatía, pérdida de eficiencia, disminución de la capacidad para realizar planes complejos o a largo plazo, escasa tolerancia a la decepción, trastorno de la concentración y dificultad para seguir la rutina diaria. La existencia de esta enfermedad como tal es controvertida. Se ha descrito sobre todo en relación con el consumo de cannabis y puede simplemente reflejar una intoxicación crónica por cannabis. Los síntomas también pueden reflejar la personalidad de la persona consumidora, las actitudes o la fase de desarrollo.

Síndrome de abstinencia. Conjunto de síntomas de intensidad variable que aparecen cuando se reduce o se interrumpe el consumo de una droga que se ha consumido de forma repetida, habitualmente durante un periodo largo y/o en dosis altas. El síndrome puede acompañarse de signos de trastorno fisiológico. Es uno de los indicadores del síndrome de dependencia. Es también la característica que determina el significado psicofarmacológico más estricto de dependencia. El inicio y la evolución del síndrome de abstinencia son de duración limitada y están relacionados con el tipo y la dosis de la sustancia que se toma inmediatamente antes de la suspensión o la disminución de su consumo. En general, las características de un síndrome de abstinencia son opuestas a las de la intoxicación aguda.

Sistema de información. Conjunto de procedimientos de recogida de datos de forma sistemática y continuada. Todo sistema de información debe identificar, seleccionar o definir la información que debe recoger en forma de indicadores. En el ámbito preventivo, la existencia de sistemas de información proporciona información relevante para la priorización de actuaciones, la planificación de programas y su mejora, y promueve y facilita la evaluación de los planes y programas preventivos.

Speed. Véase anfetaminas.

Speedball. Combinación de un estimulante y un opiáceo, por ejemplo, cocaína y heroína o anfetamina y heroína.

Sobredosis. Consumo de cualquier tipo de droga o medicamento en una cantidad que provoca efectos adversos agudos físicos o mentales. La sobredosis puede producir efectos temporales o prolongados, y también la muerte. La dosis mortal de una sustancia concreta varía según cada persona y cada circunstancia. En cifras absolutas, son más frecuentes las sobredosis de drogas legales que las de drogas ilegales.

Sostenibilidad. Capacidad propia de un programa para continuar a largo plazo, incluso cuando cambian o desaparecen las principales fuentes de financiación disponibles inicialmente.

Sustancia o droga psicoactiva. Sustancia cuya actividad farmacológica incide sobre las funciones mentales y afectivas. Este término y su equivalente, sustancia psicotrópica, son las expresiones más neutras y descriptivas para referirse a todo el grupo de sustancias, legales e ilegales, de interés para la política en materia de drogas. Psicoactivo no implica necesariamente que produzca dependencia, pero en el lenguaje corriente esta característica se encuentra implícita en las expresiones consumo de drogas o abuso de sustancias. Véase psicotrópico.

Sustancias volátiles. Sustancias que se transforman en vapor a temperatura ambiente. Las sustancias volátiles que se inhalan para obtener efectos psicoactivos (también llamadas inhalantes) son los disolventes orgánicos presentes en numerosos productos de uso doméstico e industrial (como la cola, los aerosoles, las pinturas, los disolventes industriales, los disolventes de esmalte, la gasolina y los líquidos de limpieza) y los nitritos alifáticos, como el nitrito de amilo. Algunas sustancias son directamente tóxicas para el hígado, el riñón o el corazón y algunas provocan neuropatía periférica o degeneración cerebral progresiva. Los consumidores más habituales de estas sustancias son los adolescentes y los niños de la calle. En general, el consumidor moja un trapo con el producto inhalante y se lo pone sobre la boca y la nariz, o bien vierte el inhalante en una bolsa de plástico o de papel que después aspira (lo cual induce anoxia, además de intoxicación).

Tabaco. Preparado de las hojas de la Nicotiana tabacum, planta originaria de América que pertenece a la familia de las solanáceas. La nicotina es su principal componente psicoactivo.

Tabaquismo. Estado de la persona fumadora que presenta una fuerte dependencia de la nicotina y, en consecuencia, manifiesta intensos síntomas de abstinencia. Equivale al conocido síndrome de dependencia del tabaco.

Tabaquismo pasivo. Inhalación, normalmente involuntaria, de humo de tabaco procedente de una persona que está fumando.

Tasa (rate). Es la medida que indica la frecuencia de aparición de un fenómeno en un tiempo determinado (por ejemplo, anualmente). Permite realizar comparaciones entre poblaciones en diferentes momentos y lugares. Los componentes de una tasa son: el numerador, el denominador, el tiempo específico en que se produce el fenómeno y, generalmente, un factor multiplicativo (una potencia de 10), para ofrecer números enteros. Si el numerador está incluido en el denominador se habla de proporciones.

Teofilina. Dimetilxantina presente en las hojas del té. Tiene propiedades diuréticas y estimulantes del sistema nervioso central, y es menos potente que la cafeína.

Tetrahidrocannabinol (THC). Véase cannabis.

Tolerancia. Disminución gradual de la respuesta habitual a la misma cantidad de sustancia, con la consiguiente necesidad de incrementar la dosis para obtener los mismos efectos. Los factores fisiológicos y psicosociales pueden contribuir al desarrollo de tolerancia, que puede ser física, psicológica o conductual. En referencia a los factores fisiológicos, puede desarrollarse tolerancia tanto metabólica como funcional. Al aumentar el metabolismo de la sustancia, el organismo es capaz de eliminarla con más rapidez. La tolerancia funcional se define como una disminución de la sensibilidad del sistema nervioso central a la sustancia. La tolerancia conductual es un cambio en el efecto de la sustancia producido como consecuencia del aprendizaje o la alteración de las restricciones del entorno. La tolerancia aguda es la adaptación rápida y temporal a este efecto de una sustancia después de la administración de una sola dosis. La tolerancia inversa, también denominada sensibilización, es un estado en el que la respuesta a la sustancia aumenta con el consumo repetido. La tolerancia es uno de los criterios del síndrome de dependencia.

Tolerancia cruzada. Desarrollo de tolerancia a una sustancia a la que no ha habido exposición previa, a causa del consumo agudo o crónico de otra sustancia. En general, aunque no siempre, las dos sustancias tienen efectos farmacológicos similares. La tolerancia cruzada se muestra claramente cuando una dosis de la nueva sustancia no produce el efecto esperado. Véase dependencia cruzada; desintoxicación.

Tranquilizante. Medicamento con efectos calmantes. Se utiliza para designar los diferentes grupos de medicamentos utilizados en el tratamiento sintomático de distintos trastornos mentales. Puede utilizarse para diferenciar estos medicamentos y los sedantes/hipnóticos. Los tranquilizantes tienen un efecto calmante o amortiguador sobre los procesos psicomotores sin afectar (excepto cuando se utilizan en dosis elevadas) a la conciencia ni el pensamiento. Actualmente, este término hace referencia sobre todo a los medicamentos utilizados para tratar los trastornos de ansiedad, como sinónimo de tranquilizantes menores. Este último término se introdujo para distinguirlos de los llamados tranquilizantes mayores (neurolépticos), utilizados para el tratamiento de los trastornos psicóticos. Ahora bien, se ha generalizado la idea de que los tranquilizantes menores son medicamentos sin efectos nocivos. Por eso, y visto el potencial de dependencia que tienen estos medicamentos, es recomendable evitar el uso de este término.

Trastorno comportamental. Trastorno de la conducta en el que se observa un patrón repetitivo y persistente de actuaciones que vulneran los derechos de otras personas o las normas básicas de convivencia social.

Trabajo de calle. Actividad del ámbito comunitario que tiene como objetivo facilitar la mejora de la salud y la reducción de los riesgos o de los daños relacionados con el uso de drogas para personas a las que no se puede llegar a través de programas o servicios convencionales. El trabajo de calle puede ser independiente (cuando se desarrolla en la calle u otros lugares públicos como clubes, hoteles, bares, entre otros); ambulatorio (cuando se desarrolla en el marco de alguna organización como casas de acogida, centro juveniles, escuelas o prisiones, entre otros), o domiciliario (cuando se lleva a cabo en el hogar de la persona beneficiaria).

Tratamiento de mantenimiento. Tratamiento de una drogodependencia que se basa en la prescripción de una droga o un medicamento de sustitución con el que existen dependencia cruzada y tolerancia cruzada. Ocasionalmente, este término hace referencia a una utilización menos peligrosa de esta droga como tratamiento. Los objetivos del tratamiento de mantenimiento son eliminar o reducir el consumo de una sustancia concreta, sobre todo si es ilegal, o disminuir los daños derivados de una vía de administración concreta, los peligros correspondientes para la salud (por ejemplo, por el uso compartido de agujas) y las consecuencias sociales. Esta modalidad acostumbra a acompañarse de psicoterapia y otras formas de tratamiento.

UDVI. Usuario de drogas por vía intravenosa. Término englobado en las siglas UDVP (usuario de drogas por vía parenteral). Véase también administración, vía de.

UDVP (también UDI, usuario de drogas inyectables). Usuario de drogas por vía parenteral. Las inyecciones pueden administrarse por vía intramuscular, subcutánea, intravenosa (IV), entre otros. Véase administración, vía de.

Unidad de bebida estándar (UBE). Medida utilizada para calcular el consumo de alcohol. Una cerveza, un vaso de vino o un aperitivo equivale a 1 UBE; una consumición de bebidas destiladas equivale a 2 UBE. En Europa se considera que una UBE contiene 10 g de alcohol.

Uso compartido de agujas. Uso de jeringas u otros instrumentos de inyección (por ejemplo, goteros) para más de una persona, especialmente como vía de administración de una droga. Implica el riesgo de transmisión de virus (como el virus de la inmunodeficiencia humana y el virus de la hepatitis B) y bacterias (por ejemplo, Staphylococcus aureus). Muchas de las intervenciones relacionadas con el consumo de drogas, como el mantenimiento con metadona y los intercambios de agujas y jeringas, se han diseñado totalmente o parcialmente para eliminar el uso compartido de agujas.

Uso de drogas. Término que en algunas ocasiones se utiliza como sinónimo de consumo no perjudicial de drogas, como en el caso del consumo de medicamentos bajo prescripción facultativa. También puede incluir el consumo de alcohol en dosis bajas por parte de personas que por su edad y estado de salud no se prevea ningún efecto nocivo. En otros casos, se utiliza como sinónimo de abuso de drogas.

Uso controlado de drogas. Mantenimiento de un uso regular, no compulsivo, de sustancias psicoactivas, que no interfiere con el funcionamiento cotidiano de la vida de una persona. Puede ser el resultado de la utilización de un método de reducción de riesgos que minimiza los efectos adversos de la droga consumida.

Uso recreativo. Consumo de una droga, normalmente ilegal, en situaciones sociales o relajantes, que implica que no existe dependencia ni otros problemas. Los autores que pretenden definir como problemático cualquier tipo de consumo de drogas ilegales desaprueban este término.

Validez. Ausencia de sesgo. Concepto que se utiliza para juzgar hasta qué punto los resultados son conformes a la realidad. Se dice que los resultados son válidos si miden verdaderamente lo que se esperaba que midieran. Calidad de un instrumento capaz de evaluar realmente aquello que se quiere medir.

VI. Vía intravenosa referida al uso de drogas o medicamentos.

Vulnerabilidad. Característica psicológica de un individuo con dos significados diferentes. Por una parte, describe la susceptibilidad objetiva de un individuo frente a las exigencias físicas, sociales y psicológicas. Por otra parte, representa una característica estable de una persona. Es una disposición vulnerable que una persona desarrolla a lo largo de su vida. El concepto opuesto es la invulnerabilidad psicosocial.

Zoopsia. Visión de animales (serpientes, insectos, etc.) que normalmente forma parte de un proceso de delírium trémens o de otros estados de confusión o alucinación inducidos por un consumo de sustancias.
Fecha de actualización:  27.06.2012