• Imprimir

Información sobre el alcohol

  • En general, procurar beber menos y, si puede ser, siempre por debajo de los niveles de riesgo.
  • Tomar la primera copa después de haber empezado a comer
  • Beber a pequeños tragos, saboreándolo.
  • Escoger preferentemente bebidas de baja graduación.
  • Diversificar el ocio con actividades que no necesariamente comporten beber: hacer deporte, ir al cine, leer, etc.
  • Evitar ir al bar.
  • Limitar encuentros con gente que bebe mucho.
  • Delante de presiones sociales que fuercen a beber, decir con firmeza: “No, gracias, hoy ya he bebido lo suficiente”.
  • Quién más aguanta el alcohol tiene más riesgo de sufrir problemas asociados, incluso la dependencia.

Es la droga más consumida y aceptada a nuestra sociedad y una de las que más problemas sociales y sanitarios genera. Para evitar la aparición de problemas asociados al consumo de alcohol se recomienda en general beber menos y siempre por debajo de los niveles considerados de riesgo.

El sistema sanitario de Cataluña dispone de profesionales de salud en los Centros de Atención Primaria (CAP) formados para prevenir y detectar precozmente los problemas de alcohol

Más información sobre el alcohol


El tabaco y el alcohol no son drogas.

Aunque sean sustancias legales, se consideran drogas porque actúan sobre el organismo y provocan diferentes efectos negativos y tienen la capacidad de generar tolerancia y dependencia.

 

Beber alcohol sólo los fines de semana no comporta riesgos.

Un consumo elevado de alcohol, aunque sea de forma puntual, puede ocasionar un daño importante para la propia saluta (por ejemplo un coma etílico) y un aumento del riesgo de sufrir otros problemas ya que está asociado en otros conductos de riesgo como la conducción bajo los efectos del alcohol y las prácticas sexuales sin protección.

 

El alcohol ayuda a entrar en calor.

Inicialmente, el consumo de alcohol dilata los vasos sanguíneos y genera cierta sensación de calor. Pero, a la larga, este efecto provoca una pérdida más rápida del calor corporal.

 

Si he bebido demasiado y me tomo un café, estaré en condiciones de conducir

Sólo el tiempo permitirá que tu cuerpo elimine el alcohol consumido. Un café te puede poner tenso, pero no te mantendrá alerta ni restaurará los sentidos que ya fueron afectados por el consumo de alcohol.

 

Beber alcohol ayuda a ligar.

En un inicio puede dar sensación de euforia y desinhibición. Eso hace que se pierda la vergüenza a la hora de hablar, bailar, tener relaciones sexuales, etc. No obstante, como se tiene una percepción distorsionada de la realidad, puede ser que se hagan cosas que no se harían en un estado más lúcido: tener relaciones sexuales sin protección, ligar con alguien que quizás no nos interesa, etc.

 

Vomitar acelera la eliminación de alcohol en la sangre.

Ni vomitar, ni refrescarse, ni tomar café sirven para eliminar el alcohol más deprisa. Aunque puede hacer que la persona se sienta más despierta, no lo ayudará a eliminar el alcohol o mejorar las habilidades psicomotores.

 

Resistir bien el alcohol no indica fortaleza y control

El hecho de resistir los efectos del alcohol no significa que una persona sea más fuerte. En cambio, puede indicar que su cuerpo está acostumbrado en el alcohol y que cada vez necesita más cantidad por obtener los mismos efectos. Eso puede ser el inicio de un proceso de dependencia del alcohol.

 

La cocaína saca los efectos del alcohol.

La cocaína es una sustancia estimulante que puede enmascarar el efecto depresor del alcohol, pero en ningún caso eliminarlo o disminuirlo. Por eso, aunque se tiene una sensación de control de la situación, las capacidades siguen están alteradas y ante un control de alcoholemia continuan dando un resultado positivo.