• Imprimir

Anfetaminas (Speed)

Son sustancias sintéticas de efecto estimulante. Empezaron a utilizarse a finales de la primera mitad del siglo XX para el tratamiento de diferentes enfermedades. A causa de su capacidad de generar dependencia y de sus efectos secundarios, actualmente sólo se utilizan en el tratamiento de la narcolepsia y el trastorno por déficit de atención.

En contextos de ocio se conocen con el nombre de speed y se consume mayoritariamente por vía nasal.

El consumo de este tipo de droga estimulante del sistema nervioso central provoca inicialmente estados de euforia y excitación, incremento de la energía y disminución del hambre y de la fatiga. Cuando pasan estos efectos se experimenta una sensación de bajada con fatiga, depresión, insomnio, somnolencia, ansiedad, entre otros.

Consumir anfetaminas de forma prolongada puede causar una fuerte adicción y originar trastornos físicos (complicaciones de corazón y circulación de la sangre, problemas de hígado, subidas repentinas de temperatura, etc.) y psiquiátricos (cambios de humor, paranoia, alucinaciones).

Su consumo también provoca un aumento del ritmo cardíaco y la presión arterial, dilatación de las pupilas, sequedad de boca, diarrea y fiebre.

Fecha de actualización:  24.08.2016