• Imprimir

Éxtasis (MDMA)

Es una sustancia psicoactiva derivada de las anfetaminas (3,4-metilendioximetamfetamina) y sintetizada en laboratorios.

El consumo de esta sustancia estimulante del sistema nervioso central provoca inicialmente una sensación general de bienestar, desinhibición, aumento de la sociabilidad y la empatía o capacidad para conectar con los otros. Sequedad de boca, tensión muscular, movimientos involuntarios de mandíbula, náuseas, vómitos, visión borrosa, temblores y aumento de la presión son otras alteraciones que puede provocar el éxtasis. Cuando desaparecen estas sensaciones, pueden aparecer síntomas de fatiga, depresión, etc. 

El éxtasis afecta a la percepción y hace que aumenten las posibilidades de sufrir un accidente de tráfico o laboral. Cuando se toma acompañado de una actividad física prolongada (bailar, por ejemplo) se puede sufrir un golpe de calor. Esta complicación hace aumentar mucho la temperatura corporal, que puede ir acompañada de una subida de la tensión arterial y deshidratación, y puede llegar a provocar la pérdida de conocimiento. Su consumo también puede generar complicaciones de corazón y circulación sanguínea (arritmias, hemorragia cerebral, infarto, etc.), hepáticas (insuficiencia hepática) y psiquiátricas (ansiedad, depresión, paranoia).

¿Tomas éxtasis?

Tarjeta informativa sobre el golpe de calor asociado al MDMA para personas consumidoras.

 

Éxtasis

Información breve sobre los posibles efectos indeseables del MDMA dirigido a personas que consumen, haciendo especial incidencia en los de tipo psicológico.

Fecha de actualización:  06.02.2017