• Imprimir

Zonas Abiertas de Consumo (ZAC)

Hay espacios territoriales donde, por diferentes factores contextuales (a menudo asociados al tráfico de drogas y a aspectos socioeconómicos), se concentran drogodependientes con conductas de mayor riesgo y más marginales. Esta concentración da lugar a un impacto en los espacios públicos, que genera una preocupación entre los vecinos, y las zonas donde se produce este fenómeno se convierten, por lo tanto, en áreas prioritarias de intervención.

Estos espacios se llaman zonas abiertas de consumo y pueden definirse como áreas o zonas urbanas delimitadas (barrio o conjunto de calles) donde hay un consumo en espacios públicos (más o menos evidente) de drogas por vía inyectada, inhalada o esnifada, principalmente heroína o cocaína. A menudo estas áreas se encuentran al lado de zonas de tráfico.

Normalmente se concentra ahí un número determinado de toxicómanos marginales. No entrarían dentro de esta definición los espacios en los que adolescentes o jóvenes consumen sustancias como cannabis, alcohol y otras drogas.

Se ha hecho una identificación y una exploración de estas zonas por toda Cataluña con el objeto de detectar necesidades y definir un plan de actuación.

  • Identificar las zonas abiertas de consumo existentes en Cataluña.
  • Describir las características de cada una de estas zonas.
  • Analizar la dotación de servicios dirigidos a los drogodependientes en situación de exclusión social y de servicios dirigidos a la comunidad tendentes a disminuir el impacto del consumo.
  • Definir un plan de despliegue de recursos y prestaciones.
  • Administración de un cuestionario a profesionales sociosanitarios, responsables municipales y responsables de las áreas básicas policiales.
  • Elaboración de un documento con la dotación de los servicios y prestaciones básicas para la atención a las personas y para la gestión de los espacios existentes en cada zona.
  • Definición de un plan de despliegue de los servicios y las prestaciones básicas para cada zona.

El Departamento de Salud define con los ayuntamientos y otros agentes sociales la accesibilidad y la cobertura horaria y territorial de los servicios y las prestaciones básicas.

Los servicios que se definen son:

La eficacia de los medios preventivos para los consumidores de drogas en activo, especialmente el subgrupo que presenta más exclusión social, depende de la accesibilidad y la cobertura de los servicios preventivos.

Un elemento clave en la accesibilidad es la proximidad de estos servicios en los espacios donde los consumidores compran la sustancia, ya que son estos lugares los que determinarán dónde consumirán la droga, especialmente los consumidores más vulnerables: aquellos con una evolución más larga de la adicción, con unas características de más deterioro personal y social y también con riesgos más elevados para su salud. Estos consumidores tienen problemas para hacer previsión en el consumo y, normalmente, cuando compran, acostumbran a sufrir —con más o menos intensidad— el síndrome de abstinencia, que los lleva a consumir poco después de la compra.

Por lo tanto, en la prevención de infecciones graves como el sida y las hepatitis, además de la prevención de la mortalidad por sobredosis y otros factores, es fundamental que los servicios se desplacen allí donde los drogodependientes compran y consumen.

La eficacia de los programas de intercambio de jeringas, de los servicios de emergencia sociosanitaria, de las salas de consumo y de otras medidas depende en gran medida de esta proximidad. En general, estos programas no deberían estar a más de 10 minutos andando de las zonas de tráfico y consumo.

Consideramos que una dotación adecuada para una zona abierta de consumo consiste en:

  • Una buena cobertura espacial y horaria del Programa de Intercambio de Jeringas.
  • Acceso ágil a metadona.
  • Trabajo de contacto (en la calle o con unidad móvil) con buena cobertura horaria.
  • Centro de reducción de daños con sala de consumo.
  • Proyectos educativos entre iguales (“Bola de nieve” y talleres). 
  • Limpieza de jeringas de las zonas públicas ligadas a la educación  de los inyectores. 
  • Mesa de coordinación que incluya administraciones, servicios, policías, vecinos y, si es posible, a los propios afectados.

 

Sin embargo, hay que diferenciar las diferentes zonas abiertas de consumo, hecho que puede conllevar diferencias en esta dotación.

Fecha de actualización:  01.11.2016